TRANSFERENCIA DE COMPETENCIAS: La responsabilidad del diseño cambia de manos y añade mayor presión a los proveedores del sector aeroespacial

Los principales fabricantes del sector aeroespacial obligan a pequeños proveedores a compartir en mayor grado los riesgos del negocio y las inversiones en los programas de desarrollo y de producción, en un entorno caracterizado por unos niveles de calidad y fiabilidad más altos, un riguroso cumplimiento de los plazos de entrega y las sucesivas reducciones de costos.

Los fabricantes de la industria aeroespacial atraviesan un periodo de turbulencias. La rapidez y la habilidad con la que se adapten a este nuevo escenario serán determinantes para su futuro.

Entre los factores que determinarán el éxito del negocio destacan la globalización, los nuevos competidores, una mayor presión sobre los precios, un ritmo de fabricación sin precedentes en el sector, el mantenimiento de los recortes en defensa en los mercados maduros y una reestructuración de las relaciones entre los fabricantes (OEM) y los pequeños proveedores.

Todos los sectores de bienes de equipo dependen de una red mundial de proveedores de componentes. Según Bob Stevens, director ejecutivo de Lockheed Martin, las piezas creadas por los proveedores representan actualmente entre el 50 % y el 60 % del valor de un sistema de aviación, unas cifras que muy probablemente irán en aumento. La constante presión a la baja de los precios ejercida por los clientes finales, añadida a la demanda de productos más asequibles, está llevando a las grandes compañías a trasladar aún más responsabilidad en materia de innovación y productividad a los pequeños integradores de componentes y subsistemas.

«Los proveedores soportan una enorme presión actualmente», explica Stevens, en referencia a las pequeñas empresas que proveen a las grandes compañías de la industria de defensa. En la mayoría de las regiones, estos mercados están en declive debido a la limitación de recursos.

GANADORES Y PERDEDORES

Para sobrevivir, y no digamos ya para prosperar, los expertos sostienen que los pequeños proveedores tendrán que ir mejorando gradualmente la gestión de los costes operativos, ser más innovadores y establecer una relación más estrecha con sus clientes OEM.

«Las empresas que simplifican los procesos, aplican los principios de fabricación LEAN y reorganizan la infraestructura de producción son las que tendrán más probabilidades de éxito», explica Scott Thompson, responsable del área de consultoría aeroespacial de la firma PricewaterhouseCoopers.

Además de trasladar una mayor responsabilidad a los proveedores de nivel inferior, algunos fabricantes OEM buscan la integración vertical para tener un mayor control sobre la calidad de las piezas esenciales y adquirir un conocimiento tecnológico estratégico. Por ejemplo, en 2012 General Electric adquirió la empresa italiana Avio S.p.A., un proveedor importante de sistemas de transmisión y turbinas de baja presión, y la empresa estadounidense Morris Technologies, especializada en la fabricación de precisión. Ambas adquisiciones han aumentado significativamente la capacidad de fabricación de GE.

EL IMPERATIVO DE LA VELOCIDAD

Uno de los factores que más impulsa el cambio en el mercado es la necesidad que tienen fabricantes y proveedores de ofrecer productos más asequibles y de hacer que lleguen más rápidamente a manos de sus clientes.

Kent Statler, vicepresidente ejecutivo y director de operaciones de sistemas comerciales en Rockwell Collins, proveedor especializado en sistemas de aviónica y tecnología de la información, cree que para mejorar los ciclos de ejecución es esencial que los proveedores se impliquen desde el principio en el proceso de diseño del producto.

«CUANTO MÁS SÓLIDA ES LA RELACIÓN ENTRE

PROVEEDORES Y FABRICANTES, MÁS POSIBILIDADES

HAY DE QUE LA CADENA DE SUMINISTRO ESTÉ A LA

ALTURA DE LAS EXPECTATIVAS DE LOS CLIENTES.»

Michael Yates

PRESIDENTE DE TACTAIR FLUID CONTROLS

«Con los precios a la baja y la complejidad cada vez mayor de los aviones, es preciso repartir riesgos entre los integradores de sistemas y los proveedores si se quieren cumplir las expectativas de los clientes», señala Statler. «Por su parte, los proveedores tienen la responsabilidad de aportar ideas durante la fase de diseño del concepto.»

Michael Yates, presidente de Tactair Fluid Controls —fabricante estadounidense de sistemas hidráulicos y controles neumáticos para la industria aeroespacial—, subraya que la tendencia es a estrechar los lazos entre fabricantes y proveedores. «Los pequeños proveedores deben ser conscientes de sus responsabilidades y esto solo se da cuando la comunicación es franca y abierta», señala. Cuanto más sólida es la relación entre proveedores y fabricantes, más posibilidades hay de que la cadena de suministro esté a la altura de las expectativas de los clientes.