EL FUTURO DE LA CONSTRUCCIÓN : Un ejecutivo de Balfour Beatty augura un futuro brillante a la tecnología 3D

Balfour Beatty es una importante empresa de servicios que se dedica a gestionar el ciclo de vida útil de las infraestructuras. Cuenta con una plantilla de cerca de 50 000 empleados en todo el mundo. Compass ha conversado con Chris Millard, director de eficiencia del negocio de la División de Construcción de Balfour Beatty en el Reino Unido, acerca de la gestión integral de la ejecución de proyectos (IPD) y de la construcción colaborativa.

COMPASS: ¿A qué se dedica Balfour Beatty y cuál es su función en la empresa?

CHRIS MILLARD: Innovación, sostenibilidad y capacidad de ejecución son los lemas que mejor definen a Balfour Beatty. Yo trabajo en diversos ámbitos de la empresa con equipos de todas las especializaciones, tanto internos como externos. Tocamos numerosos sectores: transporte, energía, infraestructura social para la educación, salud y deporte, servicios básicos, turismo y ocio, y artículos minoristas. Lo que hago es implantar todos los principios y prácticas de gestión y liderazgo que considero que mejoran la eficiencia y reducen el desaprovechamiento en hasta un 60 % en cada proyecto.

¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta el sector de la construcción?

CM: La ausencia de actividad económica y la reducción del gasto en infraestructuras nos obligan a proporcionar más valor añadido a los inversores. Esto lo conseguimos centrándonos en la sostenibilidad y aportando un valor tangible a nuestros clientes. Reducir el desaprovechamiento es sinónimo de ventajas financieras y ecológicas. Un requisito fundamental es impulsar la eficiencia de manera continua con mejoras sistemáticas integrales. Es importante compartir la información entre los distintos departamentos y formar equipos que garanticen el éxito de los proyectos.

¿En qué sentido afectan estas mejoras a los inversores tanto de alianzas público-privadas como de iniciativas de financiación privada?

CM: Una de las condiciones más importantes para trabajar con estas alianzas e iniciativas es poder optimizar y demostrar el valor añadido durante toda la vida útil del proyecto. Con la tecnología de simulación y visualización 3D podemos involucrar desde el principio a todas las partes implicadas. Así podemos comprender mejor las necesidades de cada cual y asegurarnos de que todo el mundo esté conforme con el resultado. La posibilidad de elaborar y simular proyectos y presupuestos durante todo este ciclo es una buena manera de garantizar la transparencia. La realidad virtual también infunde confianza a los clientes porque nos permite establecer y mejorar la eficiencia de los edificios y minimizar al mismo tiempo los costes de operación y mantenimiento.

 

60%

La dinámica de trabajo colaborativa de

Balfour Beatty en el sector de la construcción

redujo el desaprovechamiento en un 60 %,

las emisiones de CO2 en un 42 % y el uso

directo de agua en un 54 % (2010-12)

¿Podría poner un ejemplo?

CM: El Centro Acuático de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 reunió a equipos multifuncionales de ingeniería estructural, mecánica, civil, arquitectura técnica y geotecnia en un proyecto muy innovador que planteaba numerosas dificultades técnicas y operativas, como el hundimiento de las tablestacas nueve metros por debajo del nivel freático en un espacio reducido, o la ingeniería y construcción del techo suspendido de doble curvatura. La belleza, la funcionalidad y el legado del Centro Acuático de Londres 2012 son testimonios de las ventajas que ofrece la construcción colaborativa en el marco de la gestión integral de proyectos.

¿Es habitual en el sector este enfoque de la ejecución integral de los proyectos y la construcción colaborativa?

CM: Podría decirse que no lo suficiente. No obstante, ciertos sectores de la industria bien informados saben cómo sacar provecho mejorando los procesos. Cuando la economía se recupere, quienes hayan implantado los procesos adecuados estarán preparados para aprovechar esta ventaja. Los demás no serán sostenibles.

¿Qué deben hacer las empresas para aprovechar estas ventajas?

CM: En algunos países, los gobiernos han adoptado medidas para favorecer a las empresas que deseen implantar programas de gestión integral. Los recursos provienen de los principales actores del sector y socios potenciales. Los nuevos socios en esta transformación del negocio están fomentando nuevas formas de colaboración y aportando valor a través de la tecnología. También se ha constatado una mayor comprensión y un mayor compromiso por parte de los máximos ejecutivos de las empresas del sector.

¿La gestión integral y los proyectos en colaboración mejoran la receptividad de las personas?

CM: Con estos sistemas el grado de comprensión de los proyectos por parte de la gente es mucho mayor. Comprender perfectamente las necesidades de todos los integrantes del proyecto conduce a soluciones más innovadoras, rápidas y rentables. Para ello es importante que todo el mundo tenga acceso universal a los datos 3D. La simulación 3D cambia las percepciones y fundamenta mejor las decisiones.

«Trabajar en colaboración y de una forma

integrada aporta ventajas sostenibles a los

negocios, a la sociedad, a la economía y a

nuestro entorno.»

Chris Millard Balfour

Beatty Construction Services (Reino Unido)

¿Cómo encaja en todo esto la preocupación de los propietarios por el coste de los ciclos de vida?

CM: Poder enseñar a los propietarios unos completísimos modelos 3D y virtualizar con realismo los activos futuros enriquece el diálogo desde el principio. En instalaciones complejas, los modelos 3D permiten a los propietarios planificar el mantenimiento sin necesidad de interrupciones. Los propietarios valoran mucho la transparencia presupuestaria y la facilidad con la que acceden a la información. Todas estas ventajas de la tecnología 3D están presentes desde el principio del proyecto.

¿Cómo ve el futuro del sector de la construcción?

CM: Adoptar una plataforma unificada de experiencias colaborativas tiene grandes ventajas. Necesitamos edificios e infraestructuras sostenibles, adaptables y reconfigurables. El 3D, la modelización digital, el cambio de procesos y las tecnologías de integración y colaboración contribuyen a este objetivo y al bienestar de la sociedad. Quisiera que el sector de la construcción avanzara en este sentido.