Las tecnologías inmersivas reducen los errores y los detectan más rápidamente

 

 

Los errores de diseño de los productos se pueden trasladar fácilmente al diseño de los procesos de fabricación. La realidad virtual (VR) permite detectarlos antes de empezar a fabricar y evita que la producción se vea afectada. En la fábrica, la realidad aumentada (AR) ayuda a los operarios a montar las piezas en menos tiempo y con menos errores, además de facilitar la labor a los controladores de calidad.

 

La fabricación consta de dos fases fundamentales: la planificación de la fabricación del producto y la puesta en práctica de dicho plan. Los fabricantes líderes del mercado ya están aplicando tecnologías de iV en ambas.

«Además del diseño de productos, la segunda área en la que las empresas de automoción y aeroespaciales han utilizado sus entornos CAVE es el diseño de procesos para la fábrica y el taller», explica David Nahon, experto en realidad virtual de renombre internacional, que actualmente es director de virtualidad inmersiva de Dassault Systèmes (la empresa que publica Compass ). «La iV es aún más importante para la fabricación, porque en la etapa de diseño hay que saber si es fácil fabricar un producto, o incluso si es fabricable. Descubrir todo esto en una fase inicial del proceso de diseño elimina muchos errores que podrían resultar caros».

Las empresas que utilizan software de diseño 3D y un sistema de gestión del ciclo de vida del producto (PLM) diseñan las herramientas, la línea de montaje y otros procesos de fabricación de forma paralela al diseño del producto. Aunque el planteamiento es eficiente, cualquier error de diseño puede trasladarse al proceso de fabricación, donde podría no ser detectado hasta el inicio de la producción.

«Imagínese que comete un error de diseño que se traslada a fabricación, y luego resulta que los asientos no caben en el coche», apunta Nahon. «No descubrirlo a tiempo puede salir muy caro. Tal vez se vea obligado a rediseñar la fabricación o a rediseñar el producto construyendo el asiento en dos piezas. Todo el tiempo que dedique a resolver el problema es tiempo perdido de producción, lo que aumenta los costes, y además el producto no está en el mercado, lo que reduce los ingresos».

CALIDAD A TRAVÉS DE LA COLABORACIÓN

Como la iV permite analizar modelos 3D a escala real, es más fácil detectar cualquier problema de diseño del producto y de los procesos de fabricación. Esa es la razón por la que la empresa brasileña Embraer, el tercer mayor fabricante mundial de aviones comerciales, militares y jets privados, somete sus planes de fabricación a las mismas evaluaciones inmersivas que los diseños de los productos.

«Hemos aplicado la realidad virtual (VR) en el desarrollo de nuestra fábrica digital para planificar y simular todos los procesos de producción», explica Paulo Pires, director general del centro de ingeniería y tecnología de Embraer en Florida. Los nuevos procesos de realidad mixta (MR) de Embraer permiten que hasta doce personas puedan ver y comentar los modelos simultáneamente. De este modo, los expertos de fabricación se pueden reunir fácilmente con sus colegas de diseño e ingeniería para analizar los modelos, identificar los problemas y acordar soluciones mucho antes de que dé comienzo la producción.

LA AR SIMPLIFICA EL MONTAJE

Una vez que empieza la producción, la realidad aumentada (AR) ayuda a los trabajadores de la fábrica a realizar su labor con más rapidez y precisión. La empresa francesa Diota, que crea aplicaciones de AR para las industrias automotriz, aeroespacial, petrolera y química, lleva colaborando con empresas de fabricación desde 2010.

 

«CON LA REALIDAD AUMENTADA HEMOS REDUCIDO LOS ERRORES HUMANOS,

ADEMÁS DE OTROS ERRORES RELATIVOS A LA MONITORIZACIÓN DE DATOS».

LIONNEL JOUSSEMET

COFUNDADOR DE DIOTA

 

«Actualmente, en muchas fábricas se siguen utilizando tarjetas impresas para explicar a los trabajadores las tareas que deben realizar», señala Lionnel Joussemet, cofundador de Diota. «En el sector aeroespacial, por ejemplo, deben buscar la tarjeta correcta, comprender la información y, acto seguido, visualizar mentalmente todos los procesos impresos en esas tarjetas. No es fácil».

El software de Diota utiliza los sistemas de información industriales del fabricante, como por ejemplo el sistema PLM, y aplica los mismos datos que se crearon al diseñar el producto para guiar a los trabajadores durante el montaje.

«Para ensamblar un panel, los operarios deben tener las manos libres», explica Joussemet. «Como no se puede sostener un papel con instrucciones, solían copiar esas instrucciones en el ensamblaje con un rotulador. El proceso era lento y daba pie a errores».

«Con la solución de realidad aumentada de Diota, el trabajador lleva puestas unas gafas de AR, lo que le permite visualizar las instrucciones en todo momento mientras mira el ensamblaje, o incluso puede proyectar las acciones directamente en él. De esta forma, sabe al instante lo que debe hacer y acaba el trabajo en menos tiempo». Cuando finaliza una tarea, automáticamente se visualiza la siguiente.

FACILIDADES PARA EL CONTROL DE CALIDAD

Una vez acabado el trabajo, los técnicos de control de calidad no comprueban el producto provistos de un papel, sino de una tableta. «Con la realidad aumentada, el técnico de control de calidad puede observar el ensamblaje directamente a través de la tableta, comparando el objeto construido con la maqueta digital del diseño», explica Joussemet. «Este sistema es rapidísimo para detectar cualquier variación».

Consciente de que sus usuarios son operarios de líneas de montaje y no diseñadores ni ingenieros, Diota ha creado soluciones muy fáciles de usar. «La realidad virtual es para expertos», afirma Joussemet. «La realidad aumentada es para todo el mundo». La compañía también ha estandarizado sus soluciones para adaptarlas a una amplia gama de aplicaciones industriales.

«Con la realidad aumentada hemos reducido los errores humanos, además de otros errores relativos a la monitorización de datos», añade Joussemet. «Nos permite validar la fiabilidad de la realidad aumentada. Es un modelo de negocio que ha cambiado». ◆