La nube ayuda a la pequeña y mediana empresa a competir a nivel global

 

 

Durante décadas, el alto coste del hardware y el software han supuesto una desventaja competitiva para las pymes, sobre todo a la hora de internacionalizarse. Sin embargo, la computación en la nube ahora les está allanando el camino, gracias a la posibilidad de contratar hardware y software a la carta.

Arthur Léopold-Léger sueña con crear una empresa aeronáutica internacional en La Rochelle, un puerto marítimo de la costa atlántica de Francia, al norte de Burdeos. Que su sueño se esté convirtiendo en realidad demuestra cómo la aparición de la computación en la nube está cambiando el orden establecido en el mundo empresarial.

El pequeño equipo de ingenieros dirigido por Léopold-Léger en Elixir Aircraft está diseñando un avión biplaza que aprovecha la moderna tecnología utilizada en las regatas de la Copa América y que incorpora materiales compuestos de fibra de carbono producidos en Japón. Léopold-Léger predice que el resultado final, cuando se empiece a comercializar en 2017, será un avión más atractivo, seguro y económico que cualquier otro avión del mercado. El mercado principal de Elixir es Europa, seguido de Sudamérica, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda. En la fase final de expansión, Léopold-Léger tiene previsto comercializar su producto en Asia y Norteamérica.

Si una pequeña empresa como Elixir aspira a un sueño global como este es porque la computación en la nube le proporciona el software y la potencia de proceso que necesita, cuando la necesita, directamente de su proveedor tecnológico, y sin realizar una gran inversión inicial en hardware y software.Para diseñar un avión se necesita una Sus ingenieros de diseño también gran potencia de diseño y simulación tienen la flexibilidad de poder utilizar en una plataforma sólida. «Pero no ciertos programas de software durante tenemos que invertir en hardware el tiempo que necesiten y luego ni en administración», argumenta cambiarlos por otros. «Siempre que Léopold-Léger. «Eso ya es un empleado hay que hacer algo, sabemos que menos que contratar, tal vez por tenemos las herramientas adecuadas», 50 000 euros al año. Para una empresa explica Léopold-Léger. «Y si no las pequeña como la nuestra, es un tenemos, lo solucionamos con una porcentaje alto del presupuesto.» llamada de teléfono. Podemos usarlas durante un mes y luego cambiarlas por otras. Nuestro trabajo es diseñar el avión, no programar software.»

POTENCIA DE COMPUTACIÓN A LA CARTA

Elixir está transformando el paradigma, asentado durante largo tiempo, de que las pymes están en desventaja frente a las multinacionales a la hora de competir a nivel internacional. Empresas pequeñas que se muestren ágiles y tengan éxito en su país de origen hay muchas, pero son relativamente pocas las que pueden permitirse el lujo de construir toda la infraestructura de TI necesaria para apoyar sus operaciones y ventas en el extranjero.

 

«LA ADOPCIÓN ESTÁ SIENDO DE ABAJO HACIA ARRIBA: LAS PYMES ESTÁN
IMPLANTANDO SOLUCIONES EN LA NUBE ANTES QUE ALGUNAS GRANDES EMPRESAS.»
CHRISTOPHER HOLMES
DIRECTOR EJECUTIVO DE IDC INSIGHTS ASIA PACÍFICO

 

Sin embargo, tras años de ser anunciada a bombo y platillo, la computación en la nube finalmente está transformando el panorama competitivo de las pymes en todo el mundo. Estas empresas ya no necesitan crear una infraestructura de TI cara para gestionar su inventario, cadena de suministro, relaciones con los clientes, recursos humanos y otros ámbitos que requieren las empresas modernas, sobre todo las que operan a nivel global. Ahora tienen acceso a herramientas de colaboración que les permiten traspasar las fronteras de una forma que antes estaba exclusivamente reservada para las grandes empresas.

Las pymes alquilan los servicios que necesitan cuando los necesitan, ya sean de gigantes tecnológicos como Amazon Web Services o de proveedores más pequeños y especializados en la nube, como Outscale. Una ventaja añadida es que la mayoría de los sistemas basados en la nube ayudan a convertir las monedas y a traducir los idiomas de múltiples ubicaciones geográficas 24 horas al día, 365 días al año.

ESCALABILIDAD INSTANTÁNEA

La posibilidad de ampliar rápidamente la infraestructura de TI de una empresa y de elegir solo lo estrictamente necesario anima a los responsables de las pymes a correr riesgos globales que hace apenas cinco años se antojaban imposibles. La flexibilidad de ampliación (es decir, la capacidad de incorporar o descartar rápidamente los recursos a un coste bajo) es especialmente importante para estas empresas, ya que no siempre pueden prever un aumento repentino de los pedidos. Con la nube, las empresas pueden crear el entorno adecuado inmediatamente, y no como antes, que les llevaba meses hacer todos los pedidos, recibir los equipos y contratar al personal cualificado para poner todo en funcionamiento.

 

 

«La adopción está siendo de abajo hacia arriba: las pymes están implantando soluciones en la nube antes que algunas grandes empresas», apunta Christopher Holmes, director general de IDC Insights de Asia Pacífico, con sede en Singapur, y responsable internacional de IDC Manufacturing Insights, filial de la empresa de consultoría industrial global IDC. «Es una solución asequible para estas empresas, que normalmente no disponen de departamento informático. Basta con que contraten a un proveedor de servicios en la nube.»

Por el contrario, Holmes sostiene que las grandes empresas han mantenido durante décadas una cara infraestructura de sistemas, y no les es fácil migrar toda esa funcionalidad a un proveedor de servicios en la nube.

ASIA SE PONE AL DÍA

Estados Unidos y Europa Occidental han sido pioneros en contribuir a la internacionalización de las pymes con servicios en la nube, pero parece que Asia se está poniendo al día, según explica Craig Downing, director ejecutivo de marketing de producto y responsable de la estrategia global de servicios en la nube de Epicor Software, una empresa de San Diego (California). Epicor está considerado como un proveedor de servicios en la nube de segundo nivel, que trabaja directamente con los clientes en lugar de hacerlo a través de los socios de canal.

Downing afirma que Asia ha quedado rezagada porque algunos gobiernos asiáticos se han resistido a contratar empresas tecnológicas occidentales para construir la infraestructura técnica que necesita la nube por sus recelos a que los datos salieran de sus fronteras. «Pero ahora ya están empezando a utilizar la nube», señala Downing.

 

«NO TENEMOS QUE INVERTIR EN HARDWARE NI EN ADMINISTRACIÓN. PARA UNA
EMPRESA PEQUEÑA COMO LA NUESTRA, ES UN PORCENTAJE ALTO DEL
PRESUPUESTO.»
ARTHUR LÉOPOLD-LÉGER
CONSEJERO DELEGADO DE ELIXIR AIRCRAFT

 

La computación en la nube está ganando terreno en las pymes asiáticas por dos motivos principalmente. En primer lugar, muchas empresas asiáticas son proveedores de grandes compañías occidentales que insisten en operar a través de la nube. «Las empresas asiáticas que forman parte de la cadena de suministro de grandes clientes están implantando sistemas en la nube», explica. «Un proveedor de Raytheon, Boeing o Bosch, por ejemplo, siempre se verá en cierto modo obligado a utilizar la cadena de suministro del cliente y a interactuar con sus sistemas ERP basados en la nube.»

En segundo lugar, las filiales asiáticas de las compañías occidentales están creando servicios locales en la nube y los están enlazando con los sistemas de sus empresas matrices. Según Downing, «las operaciones en Tailandia o Vietnam no tienen necesariamente el mismo grado de complejidad ni las mismas necesidades de ampliación» como para justificar una elevada inversión en proveedores de la nube. «Lo que hacen es implantar soluciones de segundo nivel.»

COMPETENCIA MÁS EFICIENTE

La computación en la nube ha cambiado la forma de actuar de algunas grandes compañías asiáticas, especialmente las que aplican márgenes exiguos. Un ejemplo lo tenemos en Ghim Li, un grupo de empresas bajo el paraguas de GLG Corporation Limited, con sede en Australia y Singapur, que abastece de tejidos y ropa a grandes cadenas estadounidenses, como Macy’s, Sears, Walmart y Target. Anteriormente, Ghim Li invertía una gran cantidad de tiempo y dinero en enviar muestras de telas entre sus fábricas del Sudeste Asiático y sus clientes occidentales. Los inspectores de control de calidad también pasaban mucho tiempo viajando de fábrica en fábrica.

EL DEBATE SOBRE LA SEGURIDAD

Naturalmente, al igual que sucede con cualquier tendencia tecnológica, la computación en la nube suscita entre los empresarios el debate en torno a cuál es la mejor manera de utilizar estos servicios. Algunos son partidarios de conservar toda la información y datos sensibles dentro de la propia empresa para protegerse mejor frente a las intrusiones, pero otros argumentan que sus secretos están mejor guardados en los grandes proveedores de servicios en la nube, por el hecho de que actualizan el software y los recursos constantemente.

Otros opinan que, en un periodo de cinco o diez años, usar los servicios en la nube puede resultar más caro que crear una infraestructura propia. En cualquier caso, la gran mayoría de los empresarios se enfrentan a importantes retos a corto plazo; si no se adaptan rápidamente a las oportunidades, se verán superados por otras pymes más ágiles o por grandes empresas de alto presupuesto.

En enero de 2013, Ghim Li adoptó una plataforma híbrida de telefonía y videoconferencia, con infraestructura en la nube y en sus oficinas, para conectar mejor a los empleados geográficamente distribuidos y enseñar por vídeo los diseños de sus tejidos. «Necesitábamos una solución que nos diera una ventaja competitiva», afirma el director de sistemas, Timothy Ngui. Con esta solución, Ghim Li se ahorra decenas de miles de dólares al año.

Holmes, de IDC, sostiene que también hay pymes chinas que utilizan la nube para internacionalizarse, lo que les permite utilizar los recursos más adecuados desde cualquier lugar. «Un fabricante de calzado chino puede desarrollar el diseño en Italia, y aun así, seguir fabricando sus productos en el sur de China», asevera. «Pueden comentar a través de la nube en tiempo real cualquier detalle que necesiten.»

«La nube no es una solución milagrosa, pero está muy cerca de serlo», afirma Stéphane Maarek, vicepresidente en Norteamérica del proveedor de servicios en la nube Outscale. «El hecho de no tener que invertir una enorme cantidad de energía, recursos y capital en crear departamentos y una cierta infraestructura ayuda a los empresarios a centrarse en la actividad principal del negocio. Y además, el dinero que antes gastaban en infraestructura ahora lo pueden reinvertir para conseguir sus verdaderos objetivos empresariales.»

En definitiva, la computación en la nube ayuda a las pymes a desplegar unas estrategias globales que hasta hace poco parecían imposibles. ◆