La simulación ayuda a los científicos a explorar y hacer predicciones

 

 

La simulación está ayudando a los científicos a comprender las células humanas, los órganos e incluso las variaciones que hacen único cada cuerpo, lo que abre las puertas a una medicina altamente personalizada.

 

Si un medicamento se prueba en 10 000 personas con la misma dolencia y una sola persona sufre algún efecto secundario negativo, las autoridades sanitarias pueden rechazarlo.

Los costes de un fracaso de este tipo son enormes, tanto para la sociedad como para la compañía farmacéutica.

«Significa que los 9999 pacientes (a los que les funcionaba) ya no podrán beneficiarse de este medicamento», explica François Képès, que representa a la empresa Genopole France en la BioIntelligence Initiative, un consorcio de empresas del sector de las ciencias de la salud, proveedores de tecnología y centros de investigación.Para hacer frente a estos desafíos, el consorcio ha desarrollado una plataforma de software dedicada a la modelización y simulación de las ciencias de la salud. La modelización y simulación virtuales están ayudando a los científicos a entender el cuerpo, diseñar nuevos tratamientos y elegir el mejor tratamiento para cada individuo, porque permiten predecir cómo reaccionarán las moléculas en el cuerpo humano y comprender las complejas funciones de los órganos.

Si un medicamento se prueba en 10 000 personas con la misma dolencia y una sola persona sufre algún efecto secundario negativo, las autoridades sanitarias pueden rechazarlo.

Los costes de un fracaso de este tipo son enormes, tanto para la sociedad como para la compañía farmacéutica.

«Significa que los 9999 pacientes (a los que les funcionaba) ya no podrán beneficiarse de este medicamento», explica François Képès, que representa a la empresa Genopole France en la BioIntelligence Initiative, un consorcio de empresas del sector de las ciencias de la salud, proveedores de tecnología y centros de investigación.Para hacer frente a estos desafíos, el consorcio ha desarrollado una plataforma de software dedicada a la modelización y simulación de las ciencias de la salud. La modelización y simulación virtuales están ayudando a los científicos a entender el cuerpo, diseñar nuevos tratamientos y elegir el mejor tratamiento para cada individuo, porque permiten predecir cómo reaccionarán las moléculas en el cuerpo humano y comprender las complejas funciones de los órganos.

 

 

«ME GUSTARÍA PRESENCIAR LA TRANSFORMACIÓN DEL SECTOR, SI PUEDE SER EN

UNA DÉCADA O DOS.»

BernHardT Trout

DEL NOVARTIS-MIT CENTER FOR CONTINUOUS MANUFACTURING, REFIRIÉNDOSE AL POTENCIAL QUE OFRECE

LA MODELIZACIÓN PREDICTIVA POR ORDENADOR PARA LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA

 

Bernhardt Trout, profesor de ingeniería química en el MIT y director del Novartis- MIT Center for Continuous Manufacturing, va más allá con un intento de modelizar los procesos individuales dentro de las células. Sirviéndose de enormes superordenadores, Trout ha desarrollado algoritmos que predicen cómo se comportan los anticuerpos cuando llegan a las áreas superficiales clave de una proteína, conocidas como «puntos calientes».

Los algoritmos son lo suficientemente simples como para que Trout pueda hacer una demostración en un ordenador portátil en un par de minutos.

UN ENFOQUE MÁS SELECTIVO

Los investigadores están utilizando el software basado en los algoritmos de Trout para reducir una larga lista de compuestos prometedores a los candidatos más probables para la investigación farmacológica. Su investigación repercutirá en las tres fases de la comercialización de los medicamentos: descubrimiento, desarrollo y fabricación.

Trout calcula que solo en Estados Unidos la industria farmacéutica gasta 200 mil millones de dólares en descubrir y producir medicamentos, cifra que cree que podría reducirse en un 30 % gracias a sus investigaciones, lo que permitiría ahorrar 60 mil millones de dólares que se podrían invertir en la creación de nuevos fármacos. «Me gustaría presenciar la transformación del sector, si puede ser en una década o dos», afirma Trout

 

NO MÁS SUPOSICIONES

El trabajo que están haciendo los científicos en los componentes básicos de las células, que incluyen proteínas y enzimas, está sentando las bases de las aplicaciones de software que podrán predecir al 100 % cómo afectan las sustancias al tejido humano.

«Si los fabricantes de software pudiesen diseñar aplicaciones predictivas, esto podría marcar un antes y un después en la investigación y el desarrollo de los medicamentos», explica Bernard Munos, investigador principal de FasterCures, un centro del think tank Milken Institute de Santa Mónica (California, EE. UU.). «En lugar de devanarnos los sesos, podríamos formular preguntas al software, como, por ejemplo: “¿qué ocurrirá si inhibimos una determinada enzima?”. El software realizaría una simulación y nos diría si la intervención podría producir el resultado esperado o si estropearía el metabolismo de la célula y terminaría con ella.»

NO MÁS SUPOSICIONES

El trabajo que están haciendo los científicos en los componentes básicos de las células, que incluyen proteínas y enzimas, está sentando las bases de las aplicaciones de software que podrán predecir al 100 % cómo afectan las sustancias al tejido humano.

«Si los fabricantes de software pudiesen diseñar aplicaciones predictivas, esto podría marcar un antes y un después en la investigación y el desarrollo de los medicamentos», explica Bernard Munos, investigador principal de FasterCures, un centro del think tank Milken Institute de Santa Mónica (California, EE. UU.). «En lugar de devanarnos los sesos, podríamos formular preguntas al software, como, por ejemplo: “¿qué ocurrirá si inhibimos una determinada enzima?”. El software realizaría una simulación y nos diría si la intervención podría producir el resultado esperado o si estropearía el metabolismo de la célula y terminaría con ella.»